La condición física relacionada con la salud (Fitnes-Salud) frente a la condición física para lograr un rendimiento deportivo (Fitness-Rendimiento)

Es importante realizar la distinción entre la condición física relacionada con la salud y la condición física para lograr un rendimiento deportivo. La condición física relacionada con la salud hace referencia específica a aquellos componentes de la condición física que se asocian con algún aspecto de la buena salud y/o de la enfermedad y no necesariamente con el rendimiento deportivo. Por ejemplo, una buena condición física y una cantidad relativamente baja de grasa corporal son componentes importantes de la condición física relacionada con la salud. En esta situación, la persona puede no tener un elevado nivel de condición física en relación con su rendimiento deportivo, pero su nivel de fuerza y capacidad aeróbica y su grasa corporal le confieren un elevado nivel de condición física relacionada con la salud y de protección frente a las enfermedades.

La condición física para lograr un rendimiento deportivo es una parte de la condición física dirigida a optimizar el rendimiento en un determinado deporte; y cada deporte requiere un equilibrio de diferentes facetas de la condición física con el fin de lograr un rendimiento óptimo. Por ejemplo, la gimnasia requiere un elevado nivel de agilidad y de flexibilidad, mientras que la natación competitiva de larga distancia exige un alto grado de preparación aeróbica. Las adaptaciones corporales que son el resultado de un entrenamiento para un deporte específico generalmente otorgan asimismo a los atletas unos significativos beneficios para la salud.

La prescripción del ejercicio
Los profesores de Educación Física solemos escuchar muchas veces el término “prescripción del ejercicio para pacientes diabéticos, o cardiópatas, etc.” y muchas veces pensamos que dicho procedimiento debe ser complicado de realizar y que se encuentra fuera del alcance de nuestro conocimiento. Pero en verdad, con los conocimientos adecuados, y llevando a cabo los procedimientos apropiados podemos prescribir ejercicio con un alto grado de profesionalismo.

El su definición, prescribir no es más que “mandar u ordenar una cosa”, y así como los médicos prescriben remedios, los Licenciados y Profesores en Educación Física prescribimos ejercicio.

Queda claro entonces, que debido a nuestra formación somos los únicos profesionales, junto a los Kinesiólogos en algunos aspectos, que podemos prescribir el ejercicio físico ya sea con fines orientados a la salud o al rendimiento deportivo.

Teniendo en cuenta dicho concepto, podemos ver que los médicos carecen de conocimiento para prescribir el ejercicio, ya que no se encuentran capacitados en la evaluación y en entrenamiento de la aptitud física. Dichos profesionales muchas veces prescriben a sus pacientes el ejercicio, pero debido a su desconocimiento sus prescripciones son muy pobres y a veces carentes de actualización. Seguramente conoceremos personas que su médico le indicó: “camine 10 cuadras todos los días” o “realice natación” sin tener una base científica sobre la cuál basa sus indicaciones.

En este sentido debemos saber que contamos con los conocimientos para realizar correctamente la prescripción del ejercicio. Todos los Profesores de Educación Física, nos hemos capacitado durante nuestro cursado en Evaluación y entrenamiento del deporte o la actividad física; efectivamente esos conocimientos son los que necesitamos para poder prescribir el ejercicio, ya que como mencionamos al comienzo, prescribir el ejercicio no es más ni menos que elaborar un plan de evaluación y entrenamiento.

Obviamente, tendremos que actualizar nuestros conocimientos en caso que nuestros entrenados padezcan de alguna enfermedad o patología, como por ejemplo: hipertensión, diabetes, etc.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *