La condición física relacionada con la salud (Fitnes-Salud) frente a la condición física para lograr un rendimiento deportivo (Fitness-Rendimiento)

Es importante realizar la distinción entre la condición física relacionada con la salud y la condición física para lograr un rendimiento deportivo. La condición física relacionada con la salud hace referencia específica a aquellos componentes de la condición física que se asocian con algún aspecto de la buena salud y/o de la enfermedad y no necesariamente con el rendimiento deportivo. Por ejemplo, una buena condición física y una cantidad relativamente baja de grasa corporal son componentes importantes de la condición física relacionada con la salud. En esta situación, la persona puede no tener un elevado nivel de condición física en relación con su rendimiento deportivo, pero su nivel de fuerza y capacidad aeróbica y su grasa corporal le confieren un elevado nivel de condición física relacionada con la salud y de protección frente a las enfermedades.

La condición física para lograr un rendimiento deportivo es una parte de la condición física dirigida a optimizar el rendimiento en un determinado deporte; y cada deporte requiere un equilibrio de diferentes facetas de la condición física con el fin de lograr un rendimiento óptimo. Por ejemplo, la gimnasia requiere un elevado nivel de agilidad y de flexibilidad, mientras que la natación competitiva de larga distancia exige un alto grado de preparación aeróbica. Las adaptaciones corporales que son el resultado de un entrenamiento para un deporte específico generalmente otorgan asimismo a los atletas unos significativos beneficios para la salud.

La prescripción del ejercicio
Los profesores de Educación Física solemos escuchar muchas veces el término “prescripción del ejercicio para pacientes diabéticos, o cardiópatas, etc.” y muchas veces pensamos que dicho procedimiento debe ser complicado de realizar y que se encuentra fuera del alcance de nuestro conocimiento. Pero en verdad, con los conocimientos adecuados, y llevando a cabo los procedimientos apropiados podemos prescribir ejercicio con un alto grado de profesionalismo.

El su definición, prescribir no es más que “mandar u ordenar una cosa”, y así como los médicos prescriben remedios, los Licenciados y Profesores en Educación Física prescribimos ejercicio.

Queda claro entonces, que debido a nuestra formación somos los únicos profesionales, junto a los Kinesiólogos en algunos aspectos, que podemos prescribir el ejercicio físico ya sea con fines orientados a la salud o al rendimiento deportivo.

Teniendo en cuenta dicho concepto, podemos ver que los médicos carecen de conocimiento para prescribir el ejercicio, ya que no se encuentran capacitados en la evaluación y en entrenamiento de la aptitud física. Dichos profesionales muchas veces prescriben a sus pacientes el ejercicio, pero debido a su desconocimiento sus prescripciones son muy pobres y a veces carentes de actualización. Seguramente conoceremos personas que su médico le indicó: “camine 10 cuadras todos los días” o “realice natación” sin tener una base científica sobre la cuál basa sus indicaciones.

En este sentido debemos saber que contamos con los conocimientos para realizar correctamente la prescripción del ejercicio. Todos los Profesores de Educación Física, nos hemos capacitado durante nuestro cursado en Evaluación y entrenamiento del deporte o la actividad física; efectivamente esos conocimientos son los que necesitamos para poder prescribir el ejercicio, ya que como mencionamos al comienzo, prescribir el ejercicio no es más ni menos que elaborar un plan de evaluación y entrenamiento.

Obviamente, tendremos que actualizar nuestros conocimientos en caso que nuestros entrenados padezcan de alguna enfermedad o patología, como por ejemplo: hipertensión, diabetes, etc.

 

Tú puedes cambiar el mundo…..¡SI!….solo debes mantener la mente abierta a un mágico mundo olvidado tras los años de madurez. Es un don que todos tenemos, pero que pocos usamos porque lo vamos olvidando a medida que crecemos y la realidad no solo nos rodea, si no que nos llena, nos invade despojando eso otro, esa cosa que no sabemos que es, no podemos definirla, explicarla o cuestionarla, pero está ahí.

Tenemos la capacidad de transformar el mundo con solo ponernos a volar. Con solo ponernos a criticar esas percepciones que nos ofrecen y compramos de eso que llamamos realidad. No cambiarás esa realidad hasta no haber cambiado el cristal por donde la miras. Para lograr cambiar le mundo primero debes cambiar tú: tus ojos, tu ubicación desde donde miras, tus juicios con respecto a lo que observas tu actitud frente a lo mucho o lo poco que te llega y fundamentalmente tu forma de actuar y responder a ello.

Ponte en marcha y todo aquello que imaginas llévalo a la práctica, dale vida. Te aseguro dos cosas: 1 tendrás más fracasos que solo dejando que las cosas pasen o siguen su curso; y 2 de seguro triplicarás tus éxitos. Debes arriesgar para ganar, y esos triunfos serán tuyos y de nadie más.

He visto al mundo transformarse hasta en las cosas más pequeñas e insignificantes.

He visto cambiar el mundo porque he visto cambiar personas.

He visto como el ser humano cambia, aprende y modifica su forma de pensar.  Y he visto que lo logran a través de otras personas, de otros “profesores”, ya sean amigos, maestros, padres, tíos, primos, alguien cercano o transitorio, de compañeros, etc. He visto tantas cosas que me pregunto: si se dice que los jóvenes cada vez están peor, ¿de quién es la culpa? ¿De ellos o de sus “profesores”? por la TV responden algunas personas ¿quién le da la TV y lo deja aislado y sometido a sus contenidos sin otra opción ni una mirada de juicio sobre ella o un control sobre lo que se puede o no ver?

He visto como entran a clases al borde de un abismo de lagrimas, y aun siendo recién las 8 de la mañana ya tienen en sus mentes problemas de que preocuparse. Pero así también los he visto irse con rebozando de felicidad, brindándome un abrazo conciliador y agradecido, amnésicos de la realidad, encontrando, aunque sea un instante de respiro a sus temores.

He visto niños sustituir verbalmente a padres o hermanos por profesores o compañeros.

He visto como los más secos páramos de personalidades frías se convertían en húmedos y fértiles pastizales en donde la semilla de mis enseñanzas frutos podía dar.

He visto caras largas convertidas en anchas sonrisas.

He visto como tensas estatuas me saludaban a desgano al entrar a la clase y se despedían vivas y flexibles marionetas de ellas.

He visto cambiar los colores oscuros y monocromáticos de sus ojos por brillosos y radiantes luceros al terminar el juego.

He visto seños fruncidos expresando más de mil palabras de desaliento, odio y rencor cambiados por tan solo una palabra de comprensión, apuntando con sus cejas al cielo en señal de pedir perdón.

He visto como una palmada en la espalda puede ser el empujón de aliento que nunca tuvo para animarse a enfrentar su temor.

He visto abrazos en los que no queda espacio para que quepa el corazón en aquellos sujetos que uno en pocas ocasiones recordó.

He visto frustraciones superadas que los hacen sentir como un campeón, aún en el grado más sencillo de aquella acción.

He visto cambiar una lágrima o una mirada de resignación por un grito de alegría y una sonrisa desbordante.

He visto diluirse la desconfianza y el temor en un mar de autoestima flotando en una valsa que dice es su proa “si puedo”.

He visto peleas, desprecios e intolerancia transformados en lazos de amistad. Donde había diferencias se encontraban escondidas similitudes desconocidas hasta el momento, esas mismas que luego sientan las bases de esa nueva relación.

Y me han sorprendido gestos de nobleza donde los más espinosos bosques no dejaban pasar a nadie.

Y he visto interés y preocupación donde las nubes ocultaban a la vista los rayos del sol.

He visto las más agradecidas acciones en aquellos a los que más uno retó y llamó la atención.

He visto acercarse personas irreconciliables a saludarme cuando el tiempo pasó y al hablar seguir teniendo la misma alma que cuando uno los conoció.

He visto rostros padecientes de hambre partir su tortita y compartirla con uno, con orgullo y  pasión.

He tenido el regalo de poder ver como ni el frio penetrante del invierno, ni la lluvia más fuerte, ni el sofocante calor del sol les quitan las ganas a esos niños de pasar un rato más en la clase con vos.

He visto bondadosos compañeros que invierten su tiempo enseñándoles a otros como lo hago yo.

He visto camaleones mimetizándose con mis hábitos y conductas buscando parecerse a su profesor, vistiendo parecido, hablando, usando y hasta haciendo lo que uno plasmó.

Me he visto cambiar a mi mismo año tras año, quizás no mis planificaciones, pero si mi percepción y mi forma de ser, el ser que me permite transmitir y enseñar, que me permite llegar a los demás y dejar que en mi puedan desembarcar.

Cambia al otro para que puedas cambiar tú.

TIENES, PUEDES Y DEBES CAMBIAR EL MUNDO, tú mundo y el de otros, decidiste ser profesor como yo y eso es más que una PROFESION, ES UNA VOCACION Y TU MISION.

APRENDE A ENSEÑAR Y ENSEÑA A APRENDER, de todo y todos, y la única forma de hacerlo es APRENDIENDO A APRENDER.

 

Saludos a todos los docentes que la luchan todos los días, no bajen los brazos, AFERyS confía en usedes y los acompaña.

 

Mgter. Ruiz, Juan Manuel

CEO and Founder AFERyS

Estamos frente a una de las grandes revoluciones de la educación, no por la novedad, sino por la masividad. La actual pandemia ha obligado al sistema educativo a cambiar en absoluto y resguardarse en la virtualidad. Esa que se venía abriendo paso a un ritmo rápido, pero que aún tenía adeptos y desertores, ahora se transformó en el Arca de Noé y se desbordó de un día para el otro.

En muchas instituciones, y sistemas nacionales y provinciales, no se encontraban preparados para esto, pero a raíz de un esfuerzo descomunal por parte de los actores principales de la educación, todo ha sido posible. Hoy la educación no se frenó, sino que tomó fuerzas y envión. Así como un velero, supo aprovechar la fuerza del viento a su favor, simplemente girando la vela.

Pero no todo lo que brilla es oro, y bajo el manto de conectividad se vive una penumbra poco conocida.

Hay materias, profesiones, que les está costando mucho este traspaso al mundo digital. La educación física, al igual que otras materias que necesitan de la expresión, no pueden hacerse de manera online. Pero aun así los docentes dan lo mejor de sí por lograrlo. En particular, hablando de mi experiencia como profesor de educación física, me gustaría poder abrirme y mostrarles a que me estoy refiriendo.

Los profes nos sentimos perplejos (confundidos sin saber qué hacer, como hacerlo, reaprendiendo en semanas lo que nos llevó años de carrera y experiencia saber), devastados (arrasados, sin campo fértil donde trabajar, mirando el marco de la pantalla cuando antes veíamos el cielo), y despersonalizados (nos han arrebatado nuestro carácter distintivo). Nuestra materia se transmite a través del movimiento. Es sumamente cuestionable la virtualidad, a pesar que muchos directivos nos aconsejan tal o cual aplicación, video juegos o estrategias, no sustituyen a ese movimiento al cual hacemos referencia.

Muchos te aconsejan que les des algo “práctico”, que si el problema es el movimiento, que les des rutinas de ejercicios o “algo parecido”. Me desborda la bronca tan solo oírlo, ¿algo parecido? Me explico, no hay “algo parecido”, porque nuestro movimiento no es sólo eso, nosotros trabajamos con “movimientos con sentido”, con significación a un contexto. Contexto que nos lo da el poder hacerlo en una clase social, porque sin esa relación personal no podemos ejercer nuestra profesión y educar en, por y a través del movimiento.

  • Porque el estudiante puede moverse, pero nunca recibirá la gratificación del aplauso, palmada o grito eufórico de sus compañeros al convertir un gol.
  • Porque el estudiante puede transpirar en su casa solo, pero nunca recibirá esa mirada de aprobación por parte de sus compañeros.
  • Porque el estudiante puede agitarse e hiperventilar en su casa, pero nunca se exigirá un poco más porque un compañero lo alienta, o competirá por ser mejor que el amigo.
  • Porque el estudiante podrá escuchar el sonido de la alarma de la aplicación al terminar un ejercicio, pero nunca recibirá un feedback personal, sentido y sincero de su docente.

Puede correr de una pared a la otra, pero nunca jugará una carrera, y gane o pierda, se reirá al terminarla.

Podemos hacer muchas cosas en casa, muchos ejercicios físicos, pero nunca comprenderá lo que es jugar en equipo, el sentido de pertenencia, el asumir roles y responsabilidades, el aprender a ganar, perder y saber que siempre hay revancha.

  • El estudiante podrá alegrarse por mejorar su fuerza o flexibilidad, pero nunca será desafiado intelectualmente por superar al oponente, ni aprenderá a controlar sus emociones cuando un fallo arbitral lo perjudica o su equipo sea vencido, no aprenderá a ser humilde en la victoria y respetuoso en la derrota.
  • El estudiante podrá hacer todo lo que se les pida, antes o después de la fecha de entrega, pero nunca aprenderá a esperar su turno en la fila, a ceder su turno a un compañero, a esperar una indicación o internalizar las normas de convivencias sociales.
  • El estudiante estará solo, en su colchoneta o patio, pero nunca gritara de alegría ni insultara de frustración a los cuatro vientos, nunca entenderá la vergüenza de que lo vean mientras una lágrima le cae por la mejilla por sentirse frustrado o inflará su pecho de autoestima cuando sea el único en la clase que logró el objetivo de la actividad.

Tampoco podrá mirar ni ser mirado a la cara, y entender toda la jugada con tan solo una mirada cómplice con el compañero. No podrá comunicarse, expresarse, ni sentir lo mismo que se siente en el patio.

Una y mil veces me he quejado por ese “bendito” patio. Por el calor “agobiante” del verano, el frío “penetrante” del invierno, por las “malas condiciones” edilicias, por su “inseguridad”. Pero hoy extraño eso, porque el patio es donde recibí el más “agobiante” abrazo de mis estudiantes, o donde me dieron las más “penetrantes” lecciones de vida. Porque en el patio es donde me siento “seguro” de quien soy y en dónde deposito mi vocación para responder a la pregunta: ¿A que he venido a este mundo? Porque en el patio, ese con baldosas rotas, paredes descascarada, es donde “construyo” mi persona, y acompaño la construcción de mis estudiantes. Hoy más que nunca quiero volver a ese “bendito” patio, y juro que el primer día que vuelva, saltaré las líneas de la cancha, miraré al cielo y daré las gracias a Dios por esa bendición.

Saludos y muchas fuerzas profes colegas, AFERyS los acompaña.

Mgter.  Juan Manuel Ruiz

La expresión nativos digitales (“digital natives”) fue acuñada por Marc Prensky en un ensayo titulado “La muerte del mando y del control”, donde los identificaba con aquellas personas que han crecido con la Red y los distinguía de los inmigrantes digitales (“digital inmigrants”), llegados más tarde a las TIC.

Nacieron en la era digital y son usuarios permanentes de las tecnologías con una habilidad consumada. Su característica principal es sin duda su tecnofilia. Sienten atracción por todo lo relacionado con las nuevas tecnologías. Con las TICs satisfacen sus necesidades de entretenimiento, diversión, comunicación, información y, tal vez, también de formación.

Estos nuevos usuarios enfocan su trabajo, el aprendizaje y los juegos de nuevas formas: absorben rápidamente la información multimedia de imágenes y videos, igual o mejor que si fuera texto; consumen datos simultáneamente de múltiples fuentes; esperan respuestas instantáneas; permanecen comunicados permanentemente y crean también sus propios contenidos.

Este concepto impregnó rápidamente los discursos educativos. Así, diseñar nuevas estrategias en materia de innovación pedagógica suponía fundamentalmente el reconocimiento de un nuevo perfil de estudiante. Los docentes debían pensar en un nuevo estudiante que han nacido y crecido con la tecnología y era necesario desarrollar nuevas formas de aprender, por ende, cambiar la tradicional de estudiar y de enseñar.

Spiegel, destaca la relevancia de capacidades vinculadas al acceso lógico, entendiendo a éste como una disposición intelectual que favorece la

identificación de las características propias de los dispositivos tecnológicos y sus consecuentes potencialidades.

Entonces, una pregunta, ¿los nativos digitales poseen todas estas capacidades? Lógicamente no. Si bien tienen alta predisposición al uso de dispositivos móviles, hay ciertas capacidades que deben ser trabajadas y es allí donde los docentes entran en juego.

Tener mejores nociones y manejo de las herramientas digitales muchas veces puede simplificar procesos de aprendizaje, no obstante discernir la calidad de la información, alfabetizarse críticamente sobre la veracidad de la información consumida. Estar capacitados para realizar lecturas profundas y generar un pensamiento crítico y desde allí construir aprendizajes a través de estas, por el momento no ha sido una consecuencia directa.

La moraleja de esta historia sería tal vez capacitarse constantemente y encontrar las verdaderas fuentes de conocimiento, que permitan llevar a una instancia de aprendizaje el material encontrado en las redes.

¿Cómo estudian los Nativos Digitales?

En su capacidad multitarea, buscan pasar el menor tiempo posible en una labor

determinada y abrir el mayor número de frentes posibles, provocando pérdidas de productividad, descensos en la capacidad de concentración y períodos de atención muy cortos con una tendencia a cambiar rápidamente de un tema a otro (en lugar de prestar atención de forma continua en un único objeto).

Aparece una forma de tratamiento de la información mucho más somera y superficial acompañada, en ocasiones, de una ansiedad relacionada con la obsesión de abrir el máximo número de comunicaciones o trabajos.

Respecto al ámbito exclusivamente educativo estos alumnos están mucho más

predispuestos a utilizar las tecnologías en actividades de estudio y aprendizaje que lo que los centros y procesos educativos les pueden ofrecer. Esta situación puede llegar a generar un sentimiento de insatisfacción respecto a las prácticas escolares, creando una distancia cada vez mayor entre alumnos y profesores con relación a la experiencia educativa.

 Los autores Felipe García, Javier Portillo, Jesús Romo, Manuel Benito de la

Universidad de País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea en su investigación Nativos digitales y modelos de aprendizaje, mencionan, además:

 En el ámbito educativo la incorporación de los nativos digitales ha supuesto la introducción de una serie de desafíos. Los nativos digitales, estudiantes de hoy en día y del mañana, no son los sujetos para los que los sistemas educativos y sus procesos de aprendizaje fueron diseñados. Sus profesores son, en el mejor de los casos, inmigrantes digitales que han hecho el esfuerzo de acercase a las nuevas tecnologías e intentan enseñar en un lenguaje muchas veces incomprensible para estos nativos digitales, pudiendo producirse cierto rechazo, o pérdida de atención o de interés. Es lógico pensar que existe el riesgo de brecha entre la cultura de los nativos digitales y aquella que enseñan sus profesores. Los docentes saben menos de la tecnología que sus estudiantes y, en consecuencia, los nativos digitales pueden estar siendo formados en un modo que no es relevante para ellos. La enseñanza “analógica” tradicional no los puede preparar de una forma óptima porque el uso de esas tecnologías es uno de los nexos que los unen y los definen como generación o colectivo. Su nivel de decodificación visual es mayor que en generaciones anteriores, rechazando a veces los modos tradicionales de exposición, solución de problemas, toma de decisiones y otros utilizados en los procesos de educación. Es difícil mantenerlos atentos en una clase tradicional de exposición de contenidos por parte del profesor, porque tienen la percepción de que ese contenido lo pueden consultar en Internet, lo pueden intercambian entre ellos, localizar otras fuentes, elaborar mapas o visualizaciones. En definitiva, tienden a participar activamente en la construcción de su propio conocimiento.

En la mano hoy tenemos acceso a todo el conocimiento producido en la historia de la humanidad, hoy la capacitación no es mediar el conocimiento para ponerlo a disposición de los estudiantes, podría ser tal vez educar para que los estudiantes sean los actores principales de su educación teniendo las herramientas necesarias que les permitan bucear las producciones, artículos e investigaciones para lograr un verdadero aprendizaje

“la tecnología por si sola no basta. También tenemos que poner el corazón” – Jane Goodall

Prof, Rodrigo Flores

Aferys

 

 

 

 

 

 

 

 

Las lesiones musculares son el tipo de lesiones más frecuente en un deportista. Por eso, hemos dedicado artículos a la rotura de fibras. También te hemos explicado la importancia del calentamiento para evitarlas y te hemos ofrecido algunas pautas para minimizar el daño. En esta ocasión queremos centrarnos en la elongación muscular o tirón muscular, la lesión de tipo muscular más leve, a priori.

La distensión muscular es el famoso «tirón». Como explica José Carlos Albaladejo, fisioterapeuta de Clínicas Beiman, ocurre cuando el músculo se estira «por encima de sus posibilidades». Suele considerarse el paso previo a una rotura muscular y está considerada una lesión leve. «Es la más benigna de las lesiones musculares», comenta el doctor Sergio Tejero, especialista en Medicina del Deporte y cirugía del tobillo y pie de Clínicas Beiman.

Qué es la elongación muscular

La elongación se produce como resultado de una contracción muscular excéntrica en los dos extremos del músculo. Normalmente ocurre en músculos poliarticulares, como el cuádriceps y los isquiotibiales. La diferencia fundamental con la rotura es que en la elongación la fibra no llega a romperse, o se produce una rotura mínima. «La rotura produce un hematoma, que tarda más en reabsorberse y deja siempre una cicatriz, más grande o más pequeña», explica el doctor. Por el contrario, la elongación no deja cicatriz, de modo que el músculo no pierde funcionalidad.

«Se produce siempre en función de sobrecargas y desequilibrios musculares«, ilustra el doctor. Hay ejemplos muy característicos. Por ejemplo, en una carrera corta: la contracción explosiva del cuádriceps puede producir una elongación excesiva del isquiotibial. En los futbolistas puede producirse al golpear con fuerza el balón, lo que produce un estiramiento brusco de los músculos posteriores del muslo.

El deporte más afectado por la elongación muscular o tirón es precisamente el fútbol. «Generalmente se produce en el isquiotibial», explica el doctor Tejero, «seguido de recto anterior, los aductores y los gemelos».

Cuándo se produce un tirón muscular

La elongación presenta varias características:

  • Ocurre como consecuencia de la actividad física. No aparece en reposo, sino que es consecuencia de una contracción excéntrica un poco más fuerte de lo habitual.
  • Suele aparecer cuando no se han calentado los músculos correctamente.
  • En ocasiones se produce cuando se exige un trabajo explosivo a un músculo previamente fatigado en exceso. Es más frecuente en la primera fase de la temporada, cuando se han realizado pocos entrenamientos, o al final, cuando se acumula la fatiga.
  • Pueden influir factores externos. El caso del calor excesivo, la humedad, una alteración en la alimentación o defectos de hidratación no ayudan.

Los síntomas de la elongación muscular son leves. El dolor suele ser difuso, de modo que es difícil localizar el punto exacto. A diferencia de una rotura muscular, que suele generar una impotencia funcional rápida, la elongación puede permitir practicando deporte, aunque con menor intensidad. «Se nota que ha pasado algo, y a veces no se distingue de una sobrecarga porque no es excesivamente doloroso», abunda Albaladejo.

Cómo prevenir los tirones musculares

La elongación es un tipo de lesión que se puede prevenir en gran medida, siempre que se tengan en cuenta algunas pautas básicas:

  • Realizar trabajo muscular excéntrico. «En cualquier lesión muscular es importante el trabajo de fortalecimiento excéntrico, que hace que mejore la capacidad de flexibilidad y contracción», señala Albaladejo.
  • Prestar atención al reequilibrio muscular. El doctor Tejero comenta que es habitual encontrar deportistas con el cuádriceps y poco isquiotibial, y viceversa. «Ese cociente es muy importante tenerlo equilibrado», alerta.
  • Realizar un buen trabajo de estiramientos dinámicos en la fase de calentamiento. Esto servirá para aumentar la temperatura del cuerpo y el rango de movimiento de los músculos. Estudios recientes parecen indicar que el estiramiento previo al esfuerzo debilita los músculos y los expone más a las lesiones, tal y como te explicamos en este artículo. Por eso, conviene acompañar el estiramiento de un movimiento que caliente la musculatura.
  • Una buena hidratación y una buena dieta. La baja hidratación dificulta el transporte de los minerales, a través de los cuales el cerebro envía los impulsos eléctricos que las células musculares transforman en movimiento. La deshidratación puede provocar espasmos musculares, y estos dar lugar a los temidos calambres o la elongación de las fibras.
  • Evitar el sobreentrenamiento. Especialmente si estás volviendo a la actividad deportiva después de un periodo largo. El sobreentrenamiento se refleja en dolores musculares, porque los músculos necesitan descanso para recuperarse y regenerarse. Las contracturas, los tirones o los calambres pueden estar relacionados con un exceso. También puede llegar a provocar roturas musculares o tendinopatías.

Qué hacer cuando sufres un tirón muscular

Pese a la aparente levedad del tirón muscular, es conveniente parar la práctica deportiva durante algunos días.

El tratamiento puede realizarse en dos fases:

  • Los dos o tres primeros días conviene controlar la inflamación aplicando hielo, en varias sesiones diarias de veinte a treinta minutos. «Los estudios concuerdan en que en los primeros tres días lo que hay que hacer es reposo, hielo, elevación y compresión», señala el doctor. De esta forma, se limita el sangrado de la posible microrrotura, lo que reducirá la cicatriz.
  • En cuanto el dolor lo permita, generalmente a partir del tercer día, se puede pasar a una fase de activación. El objetivo es » activar la circulación, empezar a vascularizar y trabajar el fortalecimiento con una progresión suave y controlada», señala José Carlos Albaladejo. Se puede trabajar también la contracción isométrica. Esto es, la contracción del músculo sin alterar su longitud.

«Bien diagnosticada no debe llevar más de diez días para volver a la actividad habitual», concluye el fisioterapeuta.

Néstor Cenizo

¿Qué es la creatividad?

A pesar que existen diferentes definiciones para la creatividad, la podemos definir como: «cualquier acto, idea o producto que cambia un campo ya existente o que transforma un campo ya existente en uno nuevo» (1).

La escultora Nina Holton la describía como aquella sensación que «hace cantar al espíritu«.

¿Existen requisitos para la creatividad?

Las personas altamente creativas pueden tener alteraciones anatómicas de regiones neocorticales específicas (2).

La innovación requiere desconexión y pensamiento divergente mediado principalmente por redes frontales. Las personas creativas a menudo toman riesgos y buscan novedades, comportamientos que activan su sistema de recompensa estriado ventral (2).

La innovación también requiere un pensamiento asociativo y convergente, actividades que dependen de la integración de redes altamente distribuidas (2).

Las personas, a menudo, son más creativas cuando se encuentran en estados mentales asociados con niveles reducidos de noradrenalina cerebral,
lo que puede mejorar la comunicación entre redes distribuidas (2).

¿Juega algún papel el estado de ánimo en la creatividad?

Asimismo, también se debe tener en cuenta que el estado de ánimo funciona como una puerta de bloqueo para canalizar diversas formas de creatividad (3).

Así pues, se ha relacionado una mayor creatividad con emociones positivas y sobre todo maníacas (trastornos bipolares, etc.), pero algún estudio también la relaciona con emociones negativas.

¿Cómo se crea la creatividad?

Así pues, la creatividad no se crea dentro de la cabeza de las personas, sino en la interacción entre los pensamientos de una persona y un contexto sociocultural (1).

Si uno no da vueltas a las cosas con otras personas, se queda aislado; Siempre digo que nadie puede ser alguien sin otro que esté a su lado. Solo relacionándote con otras personas consigues hacer algo interesante. Hay cosas nuevas que están sucediendo a todas horas y debes mantenerte al corriente consciente de lo que está sucediendo.

John Wheeler, Físico

¿Dónde del cerebro se produce la creatividad?

Según una opinión popular, la neurocreatividad es un producto del hemisferio derecho del cerebro: las personas innovadoras se consideran «pensadores del cerebro derecho», mientras que los «pensadores del cerebro izquierdo» son analíticos y lógicos.

Sin embargo, los neurocientíficos que son escépticos de esta idea han argumentado que no hay evidencia suficiente para apoyar esta idea; una habilidad tan compleja como la creatividad humana debe recurrir a ambos hemisferios (4).

neurocreatividad y deporte
Imagen 3. Neurocreatividad y deporte. Activación cerebral correspondiente a un ejercicio creativo.

Un nuevo estudio de imágenes cerebrales ha estudiado la actividad cerebral de los guitarristas de jazz durante la improvisación para mostrar que la creatividad, de hecho, está impulsada principalmente por el hemisferio derecho en músicos que son relativamente inexpertos en la improvisación.

Sin embargo, los músicos que tienen mucha experiencia en la improvisación dependen principalmente de su hemisferio izquierdo (5).

El cerebro tiene tres redes neuronales diferentes, la red neuronal por defecto, en modo inactivo del cerebro; la red ejecutiva, centro de decisión y emoción, y la red de prominencia, alterna entre el mecanismo de generación de ideas y el de evaluación de las mismas (4).

Para la neurocreatividad, los científicos plantean la hipótesis de que las Tres Grandes operan en equipo: la red por defecto genera ideas, la red de control ejecutivo las evalúa y la red de prominencia ayuda a identificar qué ideas se transmiten a la red de control ejecutivo (4).

En un estudio se compararon los escáneres cerebrales de los participantes que participaban en un trabajo creativo en comparación con aquellos que no intentaban una tarea creativa. Los investigadores encontraron más conexiones entre las áreas comúnmente asociadas con esas tres redes (4).

Más concretamente, durante la condición de creatividad, encontraron densas conexiones funcionales (Imagen 4) en las áreas del cerebro relacionadas con las tres redes de interés, dispersas a través de las cortezas frontal y parietal.

Las áreas identificadas son núcleos centrales para las diferentes redes, que incluyen, por ejemplo, el cíngulo posterior izquierdo para la red neuronal por defecto, la ínsula anterior izquierda para la de prominencia y la corteza prefrontal dorsolateral derecha para redes ejecutivas (4).

Los 25 nodos más conectados durante la tarea de creatividad incluyeron 12 de la red de modo predeterminado, 4 de la red de prominencia y 3 de la red de control ejecutivo (4).

Para la tarea de baja neurocreatividad, se esperaba cierta superposición con la red neuronal por defecto, ya que está involucrada en la actividad cerebral permanente, pero el resto de los nodos se ubicaron principalmente en áreas subcorticales y más profundas del cerebro en el tronco encefálico, el tálamo y el cerebelo, que son distintos de las áreas corticales que se encuentran en la actividad creativa (4).

neurocreatividad y deporte
Imagen 4. Neurocreatividad y deporte. Representaciones de las redes de alta y baja creatividad. Los gráficos circulares (A) y cerebros de vidrio (B) fueron trillados para mostrar los nodos de grado más alto (k) en las redes (alta creatividad k = 10, baja creatividad k = 18). Los colores dentro de las gráficas circulares corresponden a los lóbulos del cerebro. L, hemisferio izquierdo; R, hemisferio derecho (4).

¿Qué provoca la neurocreatividad a nivel cerebral?

A nivel cerebral, la actividad de la banda alfa, una frecuencia del cerebro que oscila entre los 8 i 13 Hz, juega un papel clave en el proceso creativo, aunque otras bandas de frecuencia, como theta (4-8 Hz) y gamma (30-100Hz), también cumplen funciones críticas (6).

¿Cuál es el proceso de la neurocreatividad?

El proceso de la creatividad o proceso creativo comprende 5 fases (1): la preparación, la incubación, la iluminación, la evaluación y la elaboración.

neurocreatividad y deporte
Imagen 5. Neurocreatividad y deporte. Fase de elaboración.

Preparación

La primera fase es la preparación, la inmersión, consciente o no, en un conjunto de cuestiones problemáticas que son interesantes y suscitan curiosidad.

La preparación exitosa requiere un nivel básico de inteligencia general y conocimiento y habilidades específicas del dominio.

Incubación

La segunda etapa es un período de incubación durante el cual las ideas se agitan por debajo del umbral de conciencia. Durante este tiempo probablemente se realizan las conexiones inusitadas.

Cuando intentamos resolver un problema conscientemente, procesamos información de forma lineal, lógica. Pero cuando las ideas se llaman unas a otras por sí solas, sin que nosotros las dirijamos por una senda recta y estrecha, pueden llegar a producirse combinaciones inesperadas.

Iluminación

La tercera fase del proceso de la creatividad es la iluminación o la intuición, a veces llamada el momento «¡Aja!», el instante en que Arquímedes gritó «¡Eureka!» al entrar en el baño, cuando las piezas del rompecabezas encajan.

No obstante, cabe decir que puede haber varias iluminaciones entremezcladas con períodos de incubación, evaluación y elaboración.

Evaluación

El cuarto paso es la evaluación, cuando la persona debe decidir si la iluminación es valiosa y merece la pena dedicarle atención. Ésta es con frecuencia la parte emocionalmente más difícil del proceso, cuando uno se siente más incierto e inseguro.

Habitualmente, también los criterios interiorizados del campo y la opinión interiorizada del ámbito se convierten en importantes. ¿Es esa idea realmente novedosa o es obvia? ¿Qué pensaran de ella mis colegas? Éste es el período de autocrítica, del examen introspectivo.

Elaboración

La quinta y última fase del proceso de la creatividad es la elaboración. Es probablemente la que lleva más tiempo y supone el trabajo más duro. Es por eso que Edison decía que la neurocreatividad consiste en un 1% de inspiración y un 99% de transpiración.

Neurocreatividad y deporte
Imagen 6. Neurocreatividad y deporte. Fase de elaboración. Edison, inventor creativo.

Así pues, una persona que hace una aportación digna de creatividad nunca se limita a trabajar afanosamente durante el largo estadio último de elaboración.

Esta fase del proceso de la creatividad está interrumpida constantemente por períodos de incubación y salpicada por pequeñas epifanías. Son muchas las iluminaciones nuevas que surgen mientras, presuntamente, solo se están dando los toques finales a la iluminación inicial.

Por lo tanto, el proceso de la neurocreatividad no es tanto lineal, cuanto recurrente. El número de iteraciones por las que pasa, de vueltas que encierra, de iluminaciones que precisa, es algo que depende de la profundidad y amplitud de los temas que se tratan.

A veces la incubación dura años; a veces, unas horas. A veces la idea digna de creatividad incluye una iluminación profunda y un número incalculable de otras menores.

En algunos casos, la iluminación básica puede aparecer lentamente en destellos separados e inconexos que lleva años aglutinar en una idea coherente, como pasó con la teoría de la evolución de Darwin.

Conclusiones

Entonces, ¿cómo aplicamos la creatividad al deporte?

  • Conociendo a nuestros deportistas (personalidad, preferencias, gustos, necesidades…).
  • Viendo qué necesidades hay en nuestro deporte y qué restricciones o mejoras podemos aportar para innovar o solucionar problemáticas.
  • Analizando qué requisitos de creatividad tenemos y cuáles debemos potenciar.
  • Entendiendo cómo se produce la creatividad a nivel cerebral.
  • Aplicando las fases del proceso de creatividad de forma fluida, dejándonos llevar.
  • Dejando la puerta siempre abierta a nuestro niño interior.

Referencias bibliográficas

  1. Csikszentmihalyi, M. (2011). Creatividad. El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Madrid: Paidós.
  2. Heilman, K. M. (2016). Possible Brain Mechanisms of Creativity. Archives of Clinical Neuropsychology, 31(4), 285-296.
  3. Szakács, R. & Janka, Z. (2019). Mood as a lock gate canalizing multiple creativity: A heuristic single-case study. Neurology, Psychiatry and Brain Research, 32, 48-54.
  4. Beaty et al. (2018). Robust prediction of individual creative ability from brain functional connectivity. Proceedings of the National Academy of Sciences, 115(5), 1087-1092.
  5. Rosen, D., Oh, Y., Erickson, B., Zhang, F. Z., Kim, Y. E. & Kounios, J. (2020). Dual-process contributions to creativity in jazz improvisations: An SPM-EEG study. NeuroImage, 213, 116632.
  6. Stevens, C. E. & Zabelina, D. L. (2019). Creativity comes in waves: an EEG-focused exploration
    of the creative brain. Current Opinion in Behavioral Sciences, 27, 154–162.

 

Escrito por